18 de febrero de 2014

Manualidades: Caja de pañuelos decorada y reutilizable



El ANTES, una caja de pañuelos corriente
de las baratas del Mercadona
y el
 DESPUÉS, una caja decorada
para amantes de la lectura 
y, además, reutilizable
Esta manualidad es muy sencilla de realizar y no necesitaremos mucho tiempo para acabarla, lo cual la convierte en idónea si se quiere realizar con niños. Sólo debemos tener en cuenta un par de horas de secado entre lo que es el collage propiamente dicho y el remate final con ganchillo, cinta de tela o lo que sea. El resultado, además, resulta muy decorativo y adaptable a todos los gustos, como veremos a continuación.



Necesitaremos


  • Una caja de pañuelos de papel (o cualquier cartón que tengamos por ahí, incluso tetra briks de leche o zumos BIEN LIMPIOS)
  • Tijeras
  • Papel recortado, del color y forma que queramos
  • Cinta adhesiva
  • Cola blanca
  • Un pincel para extender la cola blanca
  • Hilo de algodón fino
  • Una aguja de crochet (del nº 1,5)


En este caso, he cogido una caja usada de pañuelos del Mercadona, pero podríamos aprovechar para reciclar cualquier cartón que tuviéramos por casa, ajustando a las medidas que necesitemos. He elegido esta caja en particular porque siempre compramos la misma marca - hasta que cambien mínimamente el modelo y lo echen a perder - de manera que cada vez que tenga que abrir una nueva, me sirva el mismo envoltorio decorado.

La caja y el pegado del papel


La caja en bruto
El primer paso consistirá en desmontar la caja, lado por lado, y volverla a armar con cinta adhesiva - o fiso - PERO dejando un espacio de medio centímetro. Yo además prescindo de la parte de debajo. Ésto es muy importante para que podamos encajar y desencajar la caja decorada con facilidad. De otra manera, se quedará tan estrecha que a duras penas podremos insertar una caja dentro. Luego, retiraremos la pestaña de plástico transparente que está en la apertura superior. No nos costará ningún esfuerzo ya que suele estar bastante mal pegada.

Seguidamente, nos dedicaremos al papel que queremos usar para decorar la caja. Como os dije arriba, hay para todos los gustos pues podemos elejir, como aquí, papel con textos, o bien de colorines, con temática Disney para los más pequeños, coches de carrera, yo qué sé. Lo que nos guste, básicamente. Tengo ahora otro proyecto en mente con fotos de frutas para colocar otra cajita en la cocina. Ahí cada cual con sus preferencias y su imaginación.  Cortaremos el papel o bien a tiras de diferente grosor, o con formas geométricas rectangulares como he hecho en nuestro caso. Otra vez, y perdonadme que os dé la murrrga con ésto, podemos aprovechar para reciclar viejas revistas de esas que no tiramos nunca ni leemos tampoco, o incluso la publicidad de supermercados, grandes almacenes y tal. Le doy cada día más importancia al reciclaje, y si hacéis este trabajillo con críos, pues es un valor más que les inculcáis.


Posteriormente, empezaremos el pegado del papel al cartón. En esta imagen podéis ver, como mencioné más arriba, la separación que he creado entre los lados de la caja, la desaparición de las solapas de plástico de la apertura y como he retirado la parte de abajo:


Con la ayuda del pincel, vamos extendiendo la cola blanca y pegando. Al final, obtendremos el siguiente resultado:


Cuando hayamos comprobado que el conjunto está seco, le daremos otra pasada con cola blanca por toda la superficie, a modo de barnizado. Le da además un "toquecillo a viejo" al arrugar ligeramente el papel. Esta fase será la que más tarde en secar (he calculado un par de horas en una habitación calentita. En verano se secaría en un plis)

Al adorno de ganchillo

Esta parte es más orientativa que otra cosa, pues entiendo que no todo el mundo sabe hacer ganchillo. El remate también se podría realizar con cinta de raso, o papel de otro color, o con esos rotuladores metalizados que quedan tan bien, etc. Pero por lo pronto os dejaré aquí las plantillas de lo que he hecho, pequeñas tiras y flores de crochet que, simplemente, he pegado con cola a la caja para darle un aspecto más rematado:

El modelo es el mismo para la cinta de arriba
como para el óvalo de la apertura


Al secarse, la cola blanca se vuelve transparente
Las "rositas" y el óvalo de la apertura
(que dicho sea de paso, me podía haber salido mejor) 
Y ya está, amig@s. Si os atrevéis y queréis compartir vuestras creaciones por aquí, no lo dudéis un segundo!

Adieux!