22 de marzo de 2013

Entre fogones: Gratinado de patatas con champiñones

GRATINADO DE PATATAS CON CHAMPIÑONES


Esta receta nos vendrá estupendamente estos días de tiempo un tanto extraño, de lluvia, aire y temperaturas más bien frescas... Es además sencilla de preparar, con ingredientes que solemos tener en casa (por otra parte son intercambiables hasta las saciedad, ideal también para liquidar restos o sobras) y es económica. Sin embargo, aviso a navegantes, no es NADA ligera.

Necesitaremos (para unas seis personas o cuatro especialmente glotonas):
  • 1 kg. de patatas
  • 200 gr. de jamón
    York o serrano, cortado en dados. 
  • 250 gr. de champiñones
    Se puede sustituir o mezclar con cualquier tipo de seta, más sabor tendrá. En dados también.
  • 1 cebolla
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • tomillo o cualquier hierba aromática que nos guste
  • 1,5 dl. de vino blanco
  • 1,5 dl. de nata líquida
  • 250 gr. de queso
    Suelo mezclar a partes iguales queso blanco para untar y queso azul. Sé que con queso de cabra sale también muy bueno...
  • aceite o mantequilla
  • sal y pimienta al gusto
Receta del gratinado de patatas
Precalentamos el horno a 200º.

Cortamos las patatas en láminas gruesas (alrededor de 1cm.) y las calentamos unos 15 minutos.

Sofreímos la cebolla y los dientes de ajo.

Añadimos el jamón y los champiñones y dejamos que se cuezan 5 minutos.

Finalmente, añadimos el vino blanco y la nata (mezclamos bien), las patatas, las hierbas aromáticas, la sal (la he desterrado de mi cocina, y también os aviso de que el jamón ya viene bien salado...), la pimienta y el queso. Removemos un rato hasta que veamos que los ingredientes están repartidos de forma homogénea.

Vertemos todo en una fuente para el horno, la introducimos y, siempre a 200º, lo dejamos todo unos veinte minutos, reservando cinco para que gratine...






Et voilà!

Adieux, y que aproveche!

Nota: se congela y recalienta estupendamente, con lo cual se puede hacer en grandes cantidades e ir apartando para más tarde y así ganar tiempo y dinero. ¡Divino! ;)