29 de agosto de 2012

El documental de la sobremesa: Bretón y la bazofia informativa


Supongo que más de uno se habrá quedado anonadado con el giro de la investigación sobre la desaparición de los niños de Córdoba... y entristecido, aunque hace meses que se preveía el trágico desenlace... Ahora que ha pasado un tiempo desde la noticia, sigo preguntándome cómo es posible, siendo tan evidente, que se confundieran huesos humanos, y piezas dentales, con restos de roedores o bichos varios. Casi un año de investigación para nada, con su correspondiente coste económico, pero sobre todo con sus consecuencias emocionales para la familia. Supongo que no habrá caza de brujas puesto que éste no es país donde se depuren responsabilidades ni se castigue la incompetencia. En fin. Que por allí no va el tema de este artículo, sino alrededor de la cobertura informativa del asunto, especialmente en la televisión.


Hace ya años que la prensa sensacionalista-amarilla ha perdido el norte. Llevamos muchas horas de televisión viendo como cualquier inepto rodeado de inútiles (puede ser una inepta también, ¿eh? seamos paritarios) presenta un programa cualquiera, donde sólo se habla de soplapolleces tonterías en un tono semi-científico, y donde cuando hay una noticia importante o delicada no hay nadie capaz de tratarla con el debido respeto y/o rigor. Hurgan en la basura más pestilente, toman partido a ciegas y defienden sus puntos de vista e "informaciones en exclusiva" con uñas y dientes, queman en la plaza del pueblo al primero que diga algo que no les interesa, y encima se te ponen farrucos si le hablas de integridad y de principios básicos del periodismo. En fin, que supongo que es lo que nos merecemos.

Los últimos ejemplos de esta deriva, en nuestro país, han sido el caso de la pequeña Mariluz Cortés, el caso de Marta del Castillo y el tan reciente caso de Ruth y José. Haced memoria: desde que aquel subnormal se llevara a la cría en Huelva, NO SE HA HABLADO DE OTRA COSA en los matinales de Telecirco Telecinco, Antena3 y, en menor medida, en la Primera. Empalman un caso atroz con otro; si no fuera porque aún creo en el ser humano, pensaría que las propias cadenas organizan semejantes barbaridades para lucrarse de ellas. Día tras día retestinando con lo peor del ser humano, con el guión preparado y el problema de la audiencia solucionado. Lo más gracioso, bueno, no es gracioso la verdad; lo más llamativo es la escalada del terror que se pone en marcha: si un programa saca una cosa, el otro tiene que superarlo, con lo cual al día siguiente tenemos más porquería en la competencia y así, suma y sigue hasta que los casos queden resueltos. O hasta que salga otro asesinato. Acordaros cuando Telecinco "acorraló" a la mujer de Santiago del Valle para hacerle "confesar" que su marido era responsable de la muerte de Mariluz. Si no recuerdo mal, hubo hasta juicio contra la productora del Programa de Ana Rosa o quién fuera de la cadena. De hecho, en el caso Marta del Castillo, también fueron multados por entrevistar a cara descubierta a la novieta del Carcaño, siendo menor de edad. Encima, pagando a la chusma... Es para darles en la sesera...

Con este último caso, han revelado - me da igual qué cadena - información confidencial de la investigación, incluso bajo secreto de sumario (cosa que nadie denuncia, qué raro), han sacado a la luz misivas personales tanto del padre como de la madre, han involucrado a una antigua novia del presunto tarado (presunto asesino, perdón), han filmado y justificado como familiares de la madre increpaban e insultaban a un hermano de Bretón delante de su casa, se han escandalizado cuando les impusieron una orden de alejamiento - se la ganaron a pulso. Prácticamente han dormido en el bufete del abogado, entrevistándole en su despacho, delante de su casa, en la calle, antes de entrar a la cárcel a visitar a su cliente, a la salida de la misma después de haber hablado con él... Una pregunta, salaos: ¿os creéis realmente que el tipo os va dar alguna información relevante? ¿Sois tan idiotas que se os olvida lo del secreto profesional al que están sujetos los letrados? Si lo raro es que no os mandara a la mie***... Entre ésto y lo que se le viene encima, tiene el cielo ganado...

Luego, los debates de tres al cuarto en plató, que si yo pienso eso, pues yo opino lo contrario, que tengo informaciones que dicen que, pues a mi me han dicho otra cosa distinta, pero es que estás equivocado, que no que tú haces de abogado del diablo, pero no se puede justificar, y hay que entender que tal y que cual... Oigan, señores (y señoras, no quisiera dejarme a nadie en el tintero), ¡que no estamos hablando de si a un famosillo le ha puesto los cuernos la novia! Estamos hablando de dos criaturas inocentes que han sido asesinadas presuntamente por su progenitor. ¿Habéis pensado que posiblemente los haya quemado vivos? Drogados, pero vivos. ¿Pensáis acaso en algo que no sea vuestro propio interés? Acosando a vecinos, amigos, familiares, profesores del colegio sin tener en cuenta el dolor que sienten sus seres más queridos... Y mejor no digo lo que me parece el estar persiguiendo, siempre que os fuera posible, a los abuelos de los críos, bastante mayores. Corriendo detrás de ellos en plena calle, asustándoles, grabando con las cámaras como uno lloraba mientras el otro se ponía hasta malo. Un poco de decencia, por favor, parecéis un patio de vecinas mal avenidas despotricando de los nuevos inquilinos del tercero derecha...

Luego de desaparecer la primera "portavoz oficial" de la madre (la cual prácticamente no ha aparecido por ningún sitio; lo que demuestra que se puede ser discreto en estos casos), os encontrasteis al primo de ésta y con él, con la horma de vuestro zapato. Que si era muy amigo de José Bretón, que si había estado equis veces visitándole en la cárcel, que si contaba con todo tipo de detalles lo que le había dicho el reo - lógicamente: NADA; incriminando a familiares paternos sin ningún tipo de pruebas, porque sí. En definitiva: muy dispuesto a participar del circo mediático en plató, desde su casa o en la misma calle, grabando conversaciones privadas con personas cercanas al tipejo para luego reproducirlas en directo... yo qué sé. Todo ésto me parece chapucero, bajuno... y peligroso con una investigación en marcha. Menos mal que parece ser que la Policía Científica la ha pifiado, así nadie recordará toda esta porquería, ¿verdad?. Es increíble...

Cuando pensaba que la cosa no podía ir a peor, voy y veo que las propias instituciones usan vuestro púlpito para lavarse las manos y negar la mayor. ¿Qué hacía esta mañana el jefe de la investigación, el señor Serafín Castro, en el Programa de Ana Rosa (que ha tenido que volver a toda prisa, sin tiempo para inyectarse el bótox, porque los sustitutos no eran capaces de sacarle jugo al temazo)? ¿Me lo explica alguien? ¡En serio! Por lo visto le han llovido críticas por aparecer en programas de "telebasura" a hablar de un caso QUE NO ESTÁ CERRADO, ni juzgado, ni nada en definitiva, y para más inri en el que aparentemente ha habido un fallo garrafal, de principiante, de becario enchufado, que ha prolongado la investigación para nada y habría permitido que el amigo Bretón se saliera con la suya. Encima...

Para terminar, el ensañamiento de los medios de comunicación en general no sólo es cansino y éticamente cuestionable. Primero, supone un riesgo para el acusado que es, os recuerdo, inocente hasta que se demuestre lo contrario. Segundo, porque las fuerzas de seguridad se pueden encontrar bajo demasiada presión, lo que les llevaría a cometer errores en las averiguaciones. Y tercero, porque el acusado, o sospechoso, o supuesto sujeto indeseable se ve juzgado por la opinión pública sin más remedio. Ambos aspectos son peligrosos por varios motivos, pues hay que dejar a los investigadores hacer su trabajo con tranquilidad, al ritmo que mandan las pesquisas y los análisis de pruebas porque sino, lo estamos viendo, la cagan y es peor. También debemos entender que un acusado puede ser inocente. No porque todo apunte a Fulanito no puede ser Menganito el que la haya armado. 

Y éste es el detalle que debería preocuparnos a todos, porque es la única garantía de la que disponemos como ciudadanos en caso de vernos involucrado en el asunto que sea. De lo contrario, volveríamos a la delación: ha sido él, y como lo dice el listo del lugar, le damos la razón y a la horca. Tal cual. Recordad si podéis el caso Rocío Wanninkhof, de cuyo asesinato se culpó a la amiga-amante-loquesea de la madre. Después del machaqueo mediático, de pasarse las horas muertas insultando y humillando a esta mujer, Dolores Vázquez  fue condenada por un jurado popular tras un juicio de risa (más bien de pena) y enviada a prisión por quince años. O sorpresa, al cabo de más o menos año y medio de su encarcelamiento, un inglés se declaró culpable de la muerte de Rocío después de ser arrestado por la desaparición de otra muchacha. ¿Y ahora qué? ¿Nos disculpamos y si te he visto no me acuerdo? ¿Cómo restauramos el honor y el buen nombre de una persona después de ésto? ¿Con qué garantías juzgamos a una criatura con un jurado popular que se ha visto influenciado durante MESES por la desinformación de los medios? De juzgado de guardia...

Lo peor de todo ésto es que no hemos terminado con el caso Bretón. Ya hacen especiales nocturnos de cuatro horas y calientan motores por las mañanas; esperan las pruebas de ADN, las posibles declaraciones de la madre de las criaturas, racionan la información - mañana os enseñaremos más imágenes del zoquete conduciendo su coche; estamos en disposición de anunciarles una exclusiva tremendísima para la semana que viene, etc.; en definitiva: preparan el show para seguir ganando dinero gracias a la vileza del ser humano. Una pena...

Adieux!