4 de julio de 2012

Pollo al curry con cebolla, setas, champiñones y arroz

POLLO AL CURRY CON CEBOLLA, SETAS, CHAMPIÑONES Y ARROZ
¡Listo para comer!
Os propongo hoy una receta sencilla, pelín exótica y no muy larga de hacer, dependiendo de la rapidez con la que piquéis las cosas.  Necesitaremos, para tres personas con hambre o cuatro con poco apetito, tres pechugas de pollo, una taza de arroz (de esas tazas para tomar infusiones), cinco setas medianas y dos o tres champiñones grandes. Aceite de oliva, cebolla al gusto, sal, pimienta y albahaca. Y, claro, curry.


Empezaremos por cortar la cebolla. Intentaré cortarlo todo a tiras para uniformizar los ingredientes. Una vez terminado, la echamos a la sartén y dejamos que se dore, mientras que cortamos las pechugas de pollo. Estas vez las tengo casi congeladas, lo que me permitirá cortarlas de forma más o menos homogénea. A ver, esta manía de cortar bien y tal es para que, a la hora de la presentación del plato, quede vistoso. Habrá quien las corte a lo bestia. Cada cual con sus costumbres, también es cierto. La otra ventaja es que se cuece todo al mismo tiempo, así no tendremos trozos medio crudos y otros achicharrados. 

Cortamos la cebolla y la doramos a la sartén. Mientras, nos cebamos con las pechugas de pollo...
... para luego freírlas con la cebolla. Le he añadido
una pizca de sal, pimienta negra y albahaca.
En cuanto la cebolla esté dorada, le añadimos el pollo, y mientras se va haciendo, aprovechamos para cortar las setas y los champiñones, que será lo último que echemos a la sartén. Ni que decir tiene que, en una cacerola, pondremos el arroz a hervir, cuestión de aprovechar el tiempo de cocción de lo otro. Siempre uso arroz blanco y largo. El redondito ese para paellas y tal no me gusta nada, y no uso el que no se pasa porque:

  • lo voy a añadir ya cocido, o sea que no va a estar haciéndose en la sartén con el resto de ingredientes y no se va a pasar
  • no creo que sea sano
  • le encuentro un regusto a plástico que qué queréis que os diga
Un consejo, si el presupuesto lo permite o queréis hacer este plato para invitados y dejarles impresionados, os recomiendo usar arroz Basmati, que es una delicia, o aquellos arroces perfumados que venden mezclados con cereales, que es otra maravilla. He visto en el Mercadona, con lo cual debe haber en cualquier supermercado medio decente. No os aconsejo el arroz integral porque tiene un sabor muy peculiar y mezclado con el pollo y tal, se hace pesado y hasta indigesto. El arroz integral, mejor en ensalada fría con verduritas. Un día lo haré y lo subiré aquí, porque está MUY bueno y sienta muy bien en verano.

Champiñones y setas. Si alguna variedad no os gusta, no hace falta que la uséis.
Cuando veamos que el pollo está dorado, le añadiremos el curry y removeremos bien los ingredientes para que la especia se mezcle bien. Mucho cuidado con el curry, porque suele salir disparado del bote y te puede arruinar el plato por exceso de sabor. Y es como la sal: siempre se puede añadir, pero nunca quitar.

Añadimos el curry, los champiñones y las setas y, finalmente, el arroz.
Ya sólo nos queda añadir los champiñones y setas, remover hasta que se hagan un poco (personalmente, me gustan casi crudos) y terminar echándole el arroz. 

Et voilà! Ya tenemos un plato rico y listo para comer, con cuatro gotas de limón. Otra idea es echarle pimientos verdes fritos, que hacen un contraste bastante gracioso con el sabor del curry. También sé que se come bien frío (MUY frío), añadiéndole un poco de vinagreta. En fin, ¡vosotros decidís!

Adieux!